¿Qué delitos conducen a la pena de muerte en Arabia Saudita?

Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

saudiEn Arabia Saudita, líder en la exportación mundial de petróleo y una de las primeras veinte economías más grande del planeta, existe una de las más rigurosas interpretaciones del derecho islámico por lo que la mayor parte de las libertades occidentales fundamentales están restringidas. Además, existe la pena de muerte.

En 2013, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU denunció “el importante aumento de las condenas a muertes en el reino” saudí. Con todo y denuncia del organismo, recientemente la agencia AFP reporta que dos personas más han recibido la pena capital.

Dos hombres, uno acusado de infanticidio y otro de brujería, fueron decapitados.

“Las dos ejecuciones tuvieron lugar en la provincia de Jauf, en el norte de Arabia Saudita. Con ellas se eleva a 19 el número de personas ejecutadas desde el inicio del 2014”, destaca la agencia francesa.

En 2013 al menos 78 personas de diferentes nacionalidades fueron ejecutados en el país que mantiene a una de las últimas cuatro monarquías absolutas del mundo. La violación, el adulterio, la apostasía (negación, renuncia o abjuración de la fe musulmana), la brujería, el robo a mano armada y el tráfico de droga son delitos pasibles de la pena capital en el país arábigo.

Escasez de verdugos

Pero además hay otro problema: La escasez cada vez mayor de verdugos. Según la tradición del país, y por supuestas razones humanitarias, la pena capital se debe realizar mediante la decapitación por espada, pero la ausencia de profesionales para llevarla a cabo ha conducido a varios condenados ante el pelotón de fusilamiento.

El diario local Al Youm recogía hace algunos meses que Arabia Saudí estudia sustituir la ancestral espada por el rifle, para lo que el Gobierno ha creado un comité formado por expertos de diferentes ministerios. De acuerdo con estas informaciones, en su primer comunicado concluían que “la solución parece práctica, a la luz de la ausencia de verdugos oficiales o de los retrasos que generan su traslado desde otras regiones”. “La propuesta pretende evitar la interrupción de las condenas previstas”, añadía la nota.

Abdullah al-Bishi es uno de los pocos verdugos que quedan en el reino. En esta entrevista describe su trabajo:

Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.