Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Si hay alguien que debe estar preocupada el día de hoy es la señora Ángela Merkel, aquella que hace unos meses invitaba a toda la población musulmana del mundo a entrar a Europa, sin ningún tipo de control. Porque vaya si está bien ayudar a los pueblos sufridos del mundo, pero bien distinto es permitir entrar a tu país a cualquiera que tenga el suficiente dinero para pagar a un traficante de personas en las costas de Turquía.

Sí, hay niños, sí, hay mujeres, sí, hay muchos que huyen del horror, pero quiénes son los cientos de miles de hombres en edad militar que han llegado al corazón de occidente. ¿Cuáles son sus antecedentes? ¿Cuáles son sus orígenes? Muchos inmigrantes podemos hablar de los controles que hemos tenidos que pasar para residir legalmente en otro país. No es tarea fácil y razones hay. Es común no permitir entrar a casa a quien no conoces, al menos no sin antes revisar quién es.

#‎Refugees‬Welcome, suena tan bonito, y cuánto se jactan algunos de su solidaridad y su tolerancia, pero occidente se ha vuelto demasiado ingenuo tras años de progresismo irresponsable. ¿Tienen idea de a quién están dando la bienvenida los alemanes cuando sostienen alegremente sus carteles de #‎Refugees‬Welcome en una estación de tren de Múnich o Hamburgo? Repito: Sí, hay niños, sí, hay mujeres, sí, hay muchos que huyen del horror, pero quiénes son los cientos de miles de hombres en edad militar que han llegado al corazón de occidente.

Ayer en nombre de la religión de “paz”, el islam, ha ocurrido otra masacre sin sentido. Sí, en nombre del islam. Hay que decirlo, ya que los líderes del mundo tienden a huirle cobardemente al término. Claro que el grueso de la población musulmana no apoya estos actos irracionales, pero es hora de que levanten contundentemente su voz. En especial el mundo suní. Después de todo es el terror islámico el que conmociona todos los días a la humanidad, no el cristiano, ni el budista, ni el ateo. Es hora que los sermones de imanes y ulemas del mundo condenen tajantemente semejantes atrocidades. Que le den la espalda no sólo al Estado Islámico sino a la vanguardia del islam, Arabia Saudita, quienes con sus petrodólares se han encargado de convertir el wahabismo, la versión más retrógrada y violenta del islam, en la corriente de mayor crecimiento actualmente.

Es hora de que veamos indignación y protestas masivas en los países musulmanes en rechazo a esta infamia terrorista y no por la publicación de caricaturas de Mahoma.

Digo esto porque hoy, probablemente, Anjem Choudary dará libremente en Londres un sermón donde justificará lo sucedido. Pasará en Londres, en Bruselas y Ámsterdam, donde pocos pero ruidosos grupos radicales islámicos, los mismos que asesinaron a Theo Van Gogh, operan diariamente predicando su odio a Europa. Si no se les detiene seguirán reclutando para su causa. Ocurre todos los días. Aquí se tiene pendiente una materia de integración, en la cual el continente ha fracasado por completo a medida que entran cientos de miles más. ¿Existe una estrategia de integración para esta nueva riada de gente?

No se niega, millones de musulmanes se horrorizarán por lo que ocurre, conscientes desde hace años de lo represiva que puede llegar a ser su religión. Queda de parte de ellos liberarse de las cadenas del islam, o de sus visiones más fundamentalistas al menos. No es fácil. Nunca lo es cuando se trata de religión: No fue sencillo para Martin Lutero cuestionar la rancia iglesia católica medieval, aquella que vendía indulgencias mientras quemaba “herejes”. Menos fácil fue para Giordano Bruno y Jan Hus, pero cuán necesarios fueron para hacer entrar en razón a la población cristiana de entonces.

En algún momento tendrá que surgir el debate entre los líderes del mundo. En algún momento tendrá que surgir seriamente dentro del islam. O se enfrenta el problema de raíz o esto es apenas el comienzo de algo muy siniestro. Ya el Estado Islámico lo ha gritado a los cuatro vientos: Las siguientes son Roma y Washington. ¿Europa se quedará de brazos cruzados?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.