Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Hopelessness no sólo es el debut de Anohni, sino también su reinvención. La que fue cantante y pianista de Antony and the Johnsons (Antony Hegarty), ahora presenta su etapa electrónica, de synthpop, sin abandonar su lado dramático y sinfónico.

El pasado 6 de marzo lanzó su nuevo disco y ya es bastante lo que se ha escrito sobre esta placa que ha tenido opiniones encontradas. Respaldado por Secretly Canadian, Rough Trade Records y Hostess Entertainment Unlimited, el disco cuenta con la producción de Ross Birchard (Hudson Mohawke) y de Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never), además de la misma Anohni.

Esta obra no es fácil de digerir, a veces desespera y hasta puede causar alejamiento tanto lirismo con electrónica. Una estética bizarra se asoma en este debut, en el que Anohni se asume como mujer. Esto no le resta méritos a la intérprete transexual, en especial, su registro vocal. Pero el hecho de que Hopelessness no invite a escucharlo varias veces, sino una sola, y por parte, porque cansa, ya es un asunto importante que incide negativamente en la expectativa de los seguidores de la artista.

Por otra parte, la imagen doble de un mismo rostro en la portada, en blanco y negro, sin ningún tipo de trabajo creativo, cae en el lugar común. Plana y antinatural luce esta portada.

El evidente contenido político, social y humanista de este trabajo, como también la actitud de Anohni son aplaudibles. En conclusión, Hopelessness es elegante y directo, para nada luce como un disco flojo, pero es abigarrado y hasta resulta musicalmente incomprensible.

Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.