Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Hong Kong y Asia, inspiran la producción de The Magic Whip, el octavo trabajo de la formación inglesa

Finalmente han regresado. Se dice rápido, pero doce años son mucho para una banda que entre 1991 y 2003 solía estar en boca de todos los amantes del rock, principalmente el producido en las islas británicas. Con el cuarteto original reunido, Damon, Graham, Alex y David han lanzado esta semana su esperado larga duración The Magic Whip (El Látigo Mágico) inspirado en muchas de las experiencias musicales individuales de sus miembros y en su paso por el continente asiático que los dejaría lo suficientemente marcados como para componer 12 nuevos tracks.

¿Aún no sabes a quien me refiero? Y si te digo que se disputaban lo más alto del trono inglés junto con Oasis a fines de la majestuosa década de los noventa, ¿lo tienes? Pues sí, ellos han regresado. ¡Blur!

La historia de la concepción y creación de este nuevo álbum, ya puede considerarse como historia moderna del rock británico. En 2013, los no tan chicos de Blur quedaron literalmente varados durante unos días en Hong Kong, debido a la cancelación de un festival en Tokyo. “¿Qué otra cosa podíamos hacer entonces aparte de ir de compras?”, bromea el bajista Alex James.

De esta manera, cuando estos cuatro genios londinenses se reúnen (así sea por un giro del destino) no puede salir otra cosa que maravillas. Buscaron un estudio en Hong Kong y plasmando muchas de sus influencias individuales, sobretodo en el caso de Albarn, grabaron una maqueta de varios temas. Asegurando que probablemente este nuevo material nunca vería la luz, el guitarrista Graham Coxon, quien había salido de la banda en 2003 “por problemas de actitud”, se reunió en solitario con Stephen Street, productor de los primeros trabajos de la agrupación, para continuar madurando esta maqueta.

Lo cierto es que Damon Albarn, luego de concluir la gira de su placa debut como solista “Everyday Robots”, se unió a la creación para acabar y publicar los dos primeros singles del octavo trabajo discográfico del cuarteto, “Go Out” y “Lonesome Street”, que suenan a la recuperación del mejor Blur de antaño con riffs pegajosos, bajos densos y baterías frenéticas, sazonado por la melancólica voz de Albarn.

Las disputas del pasado parecen haber quedado atrás y con una imaginería netamente inspirada en el Lejano Oriente (donde los votos musicales de Blur se han renovado), plagada de letras mandarinas, símbolos del Pa Kua de la filosofía china, menciones a la sobrepoblación mundial en “There are too many of us” y a la capital norcoreana en “Pyongyang”, y con guiños a sonoridades orientales en “Thought I was a Spaceman”, al final no queda más que cuatro amigos que se quieren y “más cuándo estamos frente al público”, como ha asegurado Albarn.

El resultado final: un álbum adulto, reflexivo, grabado sin las presiones de fans ni de la prensa y con el reciente trabajo en solitario de Damon Albarn como principal referente.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.