Share on Facebook22Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

El acoso sexual callejero es un problema con el que las mujeres en España y Latinoamérica deben lidiar a diario. Si bien pareciera estar “normalizado” dentro de nuestras sociedades, la asociación sin fines de lucro  Hollaback! ha llevado a cabo un experimento para poner al descubierto la molestia que representa este inconveniente, registrando con una cámara escondida el acoso que sufre una mujer caminando por las calles de Nueva York.

Ya en 2010, Holly Kearl, estadounidense experta en violencia sexual, publicaba uno de los pocos libros que existen sobre el acoso callejero: “Stop Street Harassment. Making Public Places Safe and Welcoming for Women”. En él arroja una serie de datos extraídos de sus años de estudio en los que afirma que el 80% de 811 mujeres entrevistadas dijeron que constantemente tienen que mantenerse alertas cuando caminan por la calle. El 50% tienen que cruzar de acera y buscar rutas alternativas hasta sus destinos. El 45% siente que no pueden ir solas a lugares públicos y el 26% miente sobre tener pareja para que los acosadores las dejen en paz. El 19% ha tenido que cambiar de trabajo solo para evitar la zona donde han sido acosadas. La legislación no lo recoge ni lo contempla y en ocasiones es considerado como algo cultural.

El vídeo que presentamos a continuación concluye asegurando que durante las diez horas de paseo, la joven recibió más de cien muestras de acoso, sin incluir silbidos o miradas lascivas. Además, durante un momento de la grabación, dos hombres se dedican a caminar junto a la joven mientras la miran durante varios minutos.

Share on Facebook22Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on Tumblr0Email this to someone

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.